Tito Macia

Astrología una manera distinta de percibir la realidad

Serie ciclos nuevos. El futuro que se nos viene encima. Primera parte.

Resultado de imagen de tren circular

El astrólogo tiene como función social analizar el futuro, exactamente igual que lo hacen los meteorólogos, con la diferencia de que si los meteorólogos anuncian una ciclogénesis explosiva, se les considera buen pronosticador, mientras que si un astrólogo anuncia cualquier catástrofe se le considera un agorero o un catastrofista, ellos, los meteorólogos avalados por la ciencia y la más alta tecnología y nosotros, los astrólogos, desde el mayor desprecio por nuestra cultura ancestral y sin ningún aval científico, estas son las diferencias por lo demás realizamos tareas semejantes; analizar y pronosticar sobre el futuro.

.

Explicar el modo en que se percibe la influencia de los ciclos astrológicos, no es más difícil que explicar lo de la física cuántica, cada uno explica a su modo el fenómeno que estudia.

.

Un ciclo astrológico de los planetas, es como un biciclo, porque está compuesto por dos planetas. Un biciclo astrológico, es como una bicicleta de dos asientos, o mejor es como un autobús con dos conductores que tienen un circuito y unas paradas en las que suben y bajan viajeros del bus.

.

-Imagínate por un momento que eres un “salvaje” que sale de la selva y llega por primera vez a una ciudad y se encuentra con una serie de autobuses de diferentes colores que van de aquí para allá con personas dentro, y que de vez en cuando el autobús se para y bajan y suben pasajeros.  Descubres entonces que los autobuses tienen “paradas” donde se hace el intercambio de pasajeros y se pueden subir o bajar del bus.  -Todo un descubrimiento para el “salvaje” recién llegado a la ciudad.

.

Eso mismo sentí cuando me di cuenta que los ciclos son como autobuses de pasajeros que tienen sus “paradas” con sus horarios en unos lugares y no en cualquier lugar. En las paradas de autobús hay unos carteles indicadores de dicha parada, en el sistema de los ciclos astrológicos también, los ciclos dejan notar su influencia en formato subida y bajada de pasajeros en los lugares donde hay planetas del ciclo que son angulares.

.

Una pausa para quienes les suene a chino esto de los planetas angulares, conviene saber que las cartas del cielo tienen doce ángulos, cuatro de ellos más importantes; el ángulo del Ascendente, el lugar del cielo por dónde sale el Sol todos los días; el Mediocielo, el lugar donde alcanza el cenit el Sol todos los días; el ángulo del Descendente, el lugar por donde se pone el Sol cada día y el ángulo del Bajo cielo, el lugar donde el Sol está en el fondo del cielo.  Además se consideran igualmente ángulos a las cúspides de cada una de las restantes Casas astrológicas.

Ahora podemos imaginar que cada ángulo del cielo es una “parada” del autobús, y en los lugares donde en la carta del ciclo que sea, hay planetas en alguno de esos ángulos, en ese lugar se mueve gente subiendo y bajando del “ciclo bus”.

.

Podemos abusar un poco más de nuestra imaginación, cuya capacidad es ilimitada e infinita, y pensar que un ciclo, en vez de ser un autobús, es un tren; un tren de cercanías si se trata de un ciclo corto o de un tren de largo recorrido si se trata de un ciclo largo. Un tren que tiene un circuito, unos tiempos, unas paradas, unos vagones, unos conductores y unos pasajeros. –Esto es más fácil de entender que la física cuántica.

.

Voy a mostrar un par de ejemplos del modo en que se nota esto de las “paradas”, para ello voy a calcular el ciclo de Saturno y Júpiter que se puso en marcha en el año 2000 y que terminará su circuito en el año 2020, cuando comenzará el nuevo ciclo y cinco ciclos más.

En Caracas, capital de Venezuela, el ciclo de Saturno y Júpiter, que es el ciclo más importante de los conocidos en la antigüedad, en su último viaje por los signos de tierra, que es lo mismo que decir que es un viaje donde se valoran a los pasajeros “pudientes”, ricos, empresarios o arrendatarios, tenía su “parada” principal en el ángulo de occidente de Caracas, donde se ha notado la “bajada” de varios millones de pasajeros; en primer lugar se fueron los hijos de los pasajeros pudientes, los hijos de los ricos, que en más de un 90% han abandonado Venezuela desde el principio del siglo XXI y se han establecido en USA, en Europa y en otros lugares del mundo. Luego se fueron los que tenían medios para hacerlo; facilidades para recuperar nacionalidad europea, o para establecerse fuera de Venezuela. Después se fue la juventud mejor formada, miles de ellos se establecieron en Argentina donde en un porcentaje altísimo han encontrado trabajo, otro numeroso grupo de jóvenes venezolanos bien formados se han ido a Canadá, USA, Australia o Europa y finalmente se han ido todos lo que han podido de la manera que sea y andan en éxodo por toda América del sur.

.

Es verdad que en Venezuela además de que la conjunción de Saturno y Júpiter es angular, también lo es el planeta Urano, el de los grandes cambios, que se localiza justo en el Bajo cielo de Caracas formando una cuadratura con la Conjunción y eso refleja el revuelo, el tumulto y el giro social que se está experimentando en el país caribeño y los pasajeros que han salido del país usando los medios aéreos.

.

Si calculamos el mismo ciclo pero tomando como referencia a La Habana, cuya influencia se extiende a toda Cuba, las “paradas” del ciclo son completamente distintas y su influencia también.

En el ciclo calculado para La Habana el planeta angular es Neptuno que copa el bajo cielo que es al mismo tiempo la cúspide de la Casa IV, lo que significa que ese país, en este ciclo o periodo de tiempo, es la cuna o el hogar de los comunistas, cuya naturaleza es semejante a la de Neptuno, y el éxodo que se ha producido en ese país es mucho más precario y ha sido por medio marítimo.

No se conoce bien el número de personas que han salido en modo patera de Cuba debido al oscurantismo del régimen y al gran número de detenciones y de desgracias anónimas padecidas por los cubanos que han huido del régimen comunista de la isla, muchos de ellos han sido devorados por tiburones. El éxodo cubano ha sido menos numeroso que el venezolano pero en muchos casos, más dramático.

.

De este modo se ha notado la influencia del ciclo de Júpiter con Saturno en dos países diferentes, donde en ambos lugares el ciclo tenía “parada y fonda”.

Visitas: 1696

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Tito Macia para añadir comentarios!

Participar en Tito Macia

Comentario por Mario Fabiano Rebollo el marzo 29, 2019 a las 11:15pm

Exelente articulo,gracias Tito Macia.

Sobre

Tito Maciá creó esta red social en Ning.

© 2019   Creado por Tito Maciá.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio