Tito Macia

Astrología una manera distinta de percibir la realidad

El descenso del Aconquija, la derrota, que no rendición.

.

Subiendo las empinadas laderas del Aconquija, después de padecer una tormenta eléctrica se ha acabado de consumir el poco oxígeno ambiental por estar cerca de los 5.000 metros de altitud y frente a un desierto que no libera nada de óxigeno. Al otro lado de los picachos a los que nos dirigimos, donde esta la Ciudacita, la puerta del Sol más alta del mundo, allí sí hay oxígeno porque está delante de la inmensa jungla tucumana que es muy productora de oxígeno, pero la ladera oeste, la que da al desierto de Catamarca, por donde nosotros subimos, es muy escasa en oxígeno, casi no se puede respirar.

.

Las condiciones climatológicas y el estado físico de la mayor parte de los componentes de la expedición aconsejaron no continuar. Por la mañana temprano, se organizó el descenso  del Aconquija. Después de una noche de insomnio, dolor de cabeza y falta de oxígeno y de un día de la cabalgada más grande y más dura de toda mi vida, había que bajar.

.

-¡Hay Dios mio! bajar por esas pendientes interminables y pedregosas. En la bajada ya no te puedes agarrar a las crines del caballo, aquí el equilibrio es mucho más díficil, el peso del cuerpo descansa sobre la parte central de las nalgas, la zona del perineo y el área del cuerpo donde penden esas cosas que tenemos los varones entre las piernas.

.

El caballito para abajo con la misma agilidad que cuando subía, animales increibles, inimaginables, finísimos andando entre rocas partidas cuesta abajo, bien empinado, y tu arriba con el cuerpo medio roto, deseando llegar un poco más abajo para ver si respiras un poco mejor.

Ahí va Carlitos montado en su mula blanca, va contento, le da palmaditas en el cuello para congratularse con ella, parece que pretende ganarse el cariño del animal, pero a la mula no le hace mucha gracia que le palmeteen el cuello, debe ser una mula Acuario que no les gusta que les toquen la cara ni el cuello........-Chaly, Charly, hazme una fotito para que luego me vean que si no no se lo van a creer.- Y Charly cliquea su camara digital.

La primera parte del descenso la hicimos por el camino del Inca que es una especie de loma intermedia entres dos barranquillos descendentes. Bajando, en la ladera de la izquierda veo algo que se mueve, si, se mueve, son como ardillas enormes con cola gorda, son unos bichos peludos de color acanelado o eso me parecen, que se mueven con la agilidad de una ardilla......son los chinchillones, aquí debe de haber una colonia de ellos.

.

En vista de que no hemos podido llegar a Ciudacita, Alfredo nuestro guía, para compensar el viaje propone llevarnos a unas ruinas incas que están un poco más abajo desviándonos un poco de la ruta anterior. Al poco rato llegamos a un lugar de extraordinaria belleza donde están las ruinas de lo que debió ser un emplazamiento Inca militar, por su situación dominante en lo alto de un collado en forma de T que da paso por un lado al Camino del Inca y por otro a la bajada a los valles del fondo y al resto de la serranía del Aconquija.

.

Alfredo dice que esta construcción la hicieron los mismos de la Ciudacita. Esta observación me ha hecho meditar. Estoy seguro que Alfredo dice lo correcto, es un hombre que aunque es medio analfabeto, es inteligentísimo además de un deportista de elite extraordinario. Recuerdo que se subió andando, tirando del caballo de carga y con la mochila de Carlos y llegó el primero. Es criador de caballos, conoce cada una del plantas y lugares de agua de muchos kilómetros cuadrados de la Sierra y desde luego su capacidad de observación es muy notable. Si dice que estas construcciones son iguales o se observa en ellas la misma mano, es que debe ser así.

Al llegar a las ruínas me he interesado en ver si quedaban vestigios de puertas o ventanas pues dependiendo de su diseño se puede saber a que cultura pertenece. Según OB las construcciones incas tienen la peculiaridad de que la forma de la ventanas y las puertas es trapezoidal, es decir son más anchas de abajo que de arriba.

.

En primer lugar busqué restos de una puerta, pero no habían, estaba todo bastante derruído. La primera construcción era una especie de nave muy alargada, de unos sies metros de ancho por treinta o cuarenta de largo. En una de las paredes interiores encontre una ventanita, luego otra, y por último había otra que le faltaba la tapa de arriba. Con la ayuda de Pablo pusimos una losa plana sobre el hueco y así quedaron tres pequeñas ventanas con forma trapezoidal tipicas de los constructores incas.

.

Si Alfredo está en lo cierto y no hay porque dudarlo, ya que él a subido más de cien veces a la Ciudacita y lo conoce a la perfección, si afirma que son los mismos constructores o el mismo tipo de construcción, se puede deducir que la Ciudacita del Aconquija es de origen incásico.

Este lugar del Aconquija, desde mi punto de vista no puede ser otra cosa que una construcción militar, pues aparte de esta especie de nave, en los laterales hay unas costrucciones más pequeñas que tienen toda la pinta de ser lugares de observación.

.

Desde aquí se controla el Valle de Santa Maria, el desierto de Catamarca y el Camino del Inca. Si este lugar es una construcción militar y la Ciudacita está construída por las mismas manos, significa que está construída por militares Incas, tal como afirman investigadores como Wurschimidt quién dice que estas construcciones (refiriéndose a la Ciudacita) tenían fines militares y religiosos.

.

Por otro lado Teresa Piossek quién integró la expecidión a la Cuidacita en 1984 afirma que "además de observatorio y centro astronómico y ceremonial, la Ciudacita era un centro privilegiado de observación de movimientos de la llanura tucumana y de sus gentes, mucho dee llos tribus depredadoras y caníbales de origen amazónico como los Lules. "Los Incas que tenían obsesión con estas gentes depredadoras y canibales de origen amazónico, construyeron fortalezas o puestos de vigilancia a lo largo de la frontera del Imperio"

.

Otro arqueologo norteamericano apellidado Hyslop, especialista en el tema de los Incas, que visitó las ruínas en 1986 dice también que estas construcciones son las ruinas incásicas más importantes que él ha visto desde el Cuzco al Sur. Por todo ello podemos aceptar que la Ciudacita es una construcción astronómica, religiosa y militar, pero principalmente militar, como lo son estas ruinas que estamos observando.

.

Tres horas mas de bajada y parece que aún estamos arriba pues la llanura del Valle de Santa Maria aún se ve como un mar de arena infinito. Bajando y bajando, zinzangeado veredas sin fin. El dolor empieza a ocupar buena parte de la atención, te duelen las rodillas, las lumbares y sobre todo debajo del trasero, ya nos sabes como sentarte y aguantar el equilibrio cuesta abajo con una animal que da saltitos para bajar. Si arriba el frío ahora empieza el Sol que pica y quema como si fuera la luz de una lupa. Me quemo el dorso de las manos por sujetar las riendas del caballo.

Voy con un poncho rojo salteño que tiene unas tiras negras, pero por la apertura de la espalda me está entrando un rayo de sol que me va a dejar una marca para varios días.

.

Dos horas más de cabalgada y ya nos acercamos a la Finca del Tesoro, pasamos de nuevo por el lugar de los cactus.

Alfredo recuerda perfectamente que le pedí que me recogiera un cactus y en este momento me entregó uno que pienso llevarme a España y plantar en Sirventa. Al dármelo, Patricia le recordó que ella quería uno bien hermoso para su amigo Daniel. Anduvimos media hora más hasta que Alfredo divisó a más de veinte metros un cactus, paró la comitiva y fué a recogerlo. Para tal menester introdujo una vara debajo de la planta y haciendo palanca lo sacó con raíces, lo agarró por la raíces y se lo enseñó a Patricia quién le preguntó; ¿No hay uno más grande?

.

Al poco de andar tirando del caballo con la mochila de Carlos y el cactus de Patricia, se ve que Alfredo se pinchaba y paró para pedirme un mechero, se lo di y prendió fuego a una pequeña mata seca, puso encima el cactus y fue quemándoles las espinas hasta dejarlo perfectamente limpio de espinas, luego seguimos caminando hasta la Finca del Tesoro final de este primer intento de llegar a la puerta del Sol más alta del mundo.

.

Hemos acordado organizar un segundo intento en el mes de septiembre de este mismo año. Después regresamos hasta Tafi del Valle para seguir desde allí, que es mucho más cómodo, con mi tarea de buscador de estrellas bebenias del sur.

Visitas: 479

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Tito Macia para añadir comentarios!

Participar en Tito Macia

Sobre

Tito Maciá creó esta red social en Ning.

© 2019   Creado por Tito Maciá.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio