Tito Macia

Astrología una manera distinta de percibir la realidad

Izamal la ciudad del dios de la Galaxia, un observatorio abierto al cielo.

La ciudad de Izamal se llama así por su relación con Itzamná, el dios del cielo, “el dios padre hacedor de los hombres y de todas las cosas” quién se definía a si mismo como “el rocío o la sustancia del cielo”.

.

Izamal o Itzamnal funcionó como un centro religioso, político y administrativo de gran envergadora, especialmente durante el noveno Baktun, entre el siglo V y el IX.

.

Esta ciudad es una de las más antiguas y de mayor abolengo entre las urbes mayas. Es considerada como uno de los lugares mágicos o de poder aún en nuestros días, baste con recordar la visita de del Carol Woityla cuando disponía del rango de cabeza de la iglesia católica.

.

Entrar a Izamal, es como meterse dentro del Sol. Cuando llegas por la carretera, casi invadida por la selva yucatana, donde las plantas se enredan por las señales de tráfico y ya no se pueden leer, se pasa de verde de mil verdes de la selva, al amarillo total de Izamal.

Amarillo solar, un pueblo del primer rayo, del rayo solar, un pueblo donde se filtra la influencia del arquetipo solar.

-Y es que Izamná es Uno y es Cuatro, el dios creador de los humanos, para los mayas, es Hemal-Ku, padre de Itzamná, señor de cielo del día y de la noche.

Esta deidad principal tiene la cualidad de ser uno y cuatro a la vez, de manera semejante al cristianismo, donde Dios es uno y Trino, la Santísima Trinidad; Padre, Hijo y Espiritu Santo, para los Mayas se trata de la Santisima cuaternidad. Por eso la cosmogonía de los Mayas tiene una estructura cuaternaria que lo caracteriza.

.

El espacio celeste para los Mayas, tiene forma de cuadrado, la tierra es imaginada como una plano rectangular, toda su cosmología es cuadrangular.

.

Después de Itzamná, el dios lagarto del cielo, los Mayas imaginan a sus dioses según aprecian el cosmos, que para ellos está representado como una cuatrilogía de la que nacen los cuatro dioses primordiales, que son Uno a la vez y que se representan como los cuatro Bacab.

.

Los cuatro Bacab, según nos cuenta el obispo Landa, eran cuatro dioses hermanos que puso el Dios, cuando creó el mundo, sustentando las cuatro partes del cielo para que no se caigan.

Cada Bacab se relaciona con un color y un punto cardinal; Chek es rojo y le corresponde el Este; Zac es blanco y se sitúa al Norte; E´ek es negro y se relaciona con el Oeste y Kan es amarillo y se relaciona con el sur.

Ademas los mayas identifican un quinto punto cadinal que es el centro y le llaman Ya’ax.

.

Cuentan que estos bacabes se escaparon cuando el mundo fue destruído por el diluvio. Cada Bacab tiene un nombre, una parte del mundo y uno de los cuatro glifos primeros de la serie de los días: Kan, Muluk, Ix y Cauac.

El primer Bacab esta relaciona con el glifo de Kan, la Semilla o el Caiman.

De momento aquí todo es amarillo, las paredes de todas las casa están pintadas de amarillo una amarillo intenso, fuerte, más intenso que el amarillo han usado los rusos para pintar el Kremlin después de la caída del comunismo, o como el amarillo ciertas partes del Vaticano y de San Peterburgo.

Pero aquí el amarillo se propaga, lo recubre todo, como si fuera una hierba infectante que nadie la puede parar. .

Muchas de calesas tiradas por un caballito ( aquí los caballos son pequeñitos) son también de color amarillo, los bordillos de las aceras son amarillos, los árboles tienen el tronco pintado de amarillo, hasta la colcha de la cama donde me toca dormir es amarilla, esto es como estar dentro de la yema de un huevo, hasta los ojos me tintilean como cuando de te comes un tocinillo de cielo.

Ahora que me fijo no es todo amarillo, es amarillo y blanco. El color amarillo solar siempre tiene una nota del blanco lunar, como la imagen del Dios Itzamna, que es Uno y es Cuatro, la Santísima cuaternidad.

En Izamal al Bacab del color amarillo también se le llamaba por otros nombres y tiene varias figuras que lo representan; Hobnil, Kanalbacab, Kanpauahtun y Kanxibchac y se le otorgaba el sur.

.

Aquí en Izamal hay construidas cuatro pirámides que rinden culto a cada uno de los bacabs, la más importante es la pirámide de Kinich Kadmó que se construyó en el perido clásico temprano, entre 250 y el 600. Su nombre significa “ Guacamaya de fuego de rostro solar” identificándose perfectamente como una divinidad solar. En este lugar se rendía culto al Sol y se le ofrendaban flores, frutos, animales y sustancias aromáticas.

A ese lugar me voy a subir al anochecer para ver el espectáculo del cielo estrellado, que para eso he venido aquí.

Visitas: 642

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Tito Macia para añadir comentarios!

Participar en Tito Macia

Sobre

Tito Maciá creó esta red social en Ning.

© 2019   Creado por Tito Maciá.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio