Tito Macia

Astrología una manera distinta de percibir la realidad

Izamal, las pirámides del Conejo, Izamaltul y Kabul.


Hoy me he cambiado tres veces de ropa, me he empapado hasta los huesos dos veces, y es que aquí, en la península del Yucatan, cuando llueve, cae tal cantidad de agua que es ridiculo ponerse debajo de un paraguas.

Después del diluvio se ha despejado el cielo y ha salido de nuevo el sol, al poco rato de la gran tormenta todo vuelve a quedar como estaba en Izamal. Hora buena para iniciar el recorrido por las cinco pirámides, pero esta vez me he alquilado un carro con caballo y con carretero, todo amarillo eso, si, hastas las riendas.

En el escudo de Izamal aparecen cinco pirámides, dos grandes, dos pequeñas y una mayor que todas. Sobre ellas una nube con tres grandes gotas en señal de lluvia amenzante.

Las pirámides forman pisos con grandes escalones, parece claro que constituyen gradas para resguadarse de las grandes inundaciones.

.

En este escudo podemos ver que hay cinco piramides dos pequeñas, dos medianas y una grande. Esta que estamos visitando ahora es la segunda pequeña, parecida a la de la piramide de Luna en tamaño, no en distribución.

.

La lluvia de hoy me ha permitido imaginar todas estas tierras anegadas por falta de drenaje, inundadas periódicamente por pequeños diluvios, tal como sugiere la última página del códice Dresde.

La estrella de ocho puntas aparece dibujada en el espacio central y en la otra columna se dibuja esta misma estrella de ocho puntas en color rojo, recordando de alguna manera al lucero rojo, al planeta Marte que debe andar fuerte por aquí.

De la pirámide del conejo no queda casi nada, esta es una de las pirámides más saqueadas, de las que se ha usado mucha piedra para construir el pueblo, apenas queda estructura para indagar y está cerrada por una valla con verja metálica. El conejo se refieren a la constelación del conejo y a la Era del Conejo de alrededor del año 1100.

Restos de la pirámide del conejo

.

Pero por lo que he podido observar, comparando esta construción o los basamentos de esta edificación, no se trata de otra pirámide, no es en modo alguno comparable a la pieramide de Habuc ni a las siguientes, de tal manera que no creo que se trate de una piramide sino de una construcción diferente.

.

La siguiente pirámide, la de Izamatul mantiene bastante estructura intacta, pero esá vallada y no se puede entrar por la noche.

-¿Y para que quieres entrar por la noche?

-Es verdad, se me habia olvidado decir porqué estaba aquí. -Me fui a buscar un lugar del mundo donde poder observar adecuadamente el espectáculo del cielo nocturno, uno de los espectáculos de la naturaleza más impresionantes, pero que cada vez resultan más difícil ver a causa de la contaminación luminosa originada por el humano moderno.

.

En esta ocasión el lugar elegido para ver el cielo estrellado estaba en México, en la península de Yucatán, en lo alto de alguna pirámide templo donde se pueda ver el cielo como lo veían los antiguos mayas y dejaron escrito en sus viejos códices.

,

En principio parece tarea fácil, algo así como un paseo turístico, pero no es tan sencillo, el asunto entraña enormes dificultades pues se trata de observar el cielo nocturno desde un observatorio-templo-pirámide maya.

.

Lo ideal sería subirse a lo alto de alguna pirámide conocida y desde allí, cómodamente, realizar la observación, pero no es posible pues tanto en Chichen Itza como en el resto de las pirámides conocidas, el tiempo de entrada en los recintos de las ruinas está limitado de 8 de la mañana a las 5 de la tarde, de tal manera que siempre es de día. .

.

Además el entorno de las ruinas está hiper iluminado así que son observatorios cegados, lugares desde donde ya no se puede ver el cielo estrellado.

.

Dentro de la península de Yucatán, en la zona mexicana, sólo hay dos lugares desde donde debería ser posible realizar la observación deseada; uno fácil o de dificultad mínima y otro difícil o de dificultad máxima.

.

Curiosamente son dos lugares relacionados con el dios del cielo al que los mayas conocen como Itzamná. Es como si en esos dos lugares se hubiera preservado al dios de cielo y aún se puede ver al gran lagarto celeste que se mueve por el firmamento.

.

El primer lugar, el fácil, es el pueblo de Izamal donde estaba la mayor pirámide de todo el territorio.

.

Los dzules y sus frailes usaron sus piedras para construir el mayor claustro del mundo, donde estuvo el Papa Woytila cuando visitó México. Izamal es un lugar especial sin ninguna duda.

.

En Izamal se mantiene en pie la tercera estructura de mayor volumen de todo México. Se trata de los restos muy deteriorados de la pirámide de Kinich Kakmó, un montículo de tierra cubierto de hierba con una escalinata central. .

Dentro del pueblo hay tres pirámides más; Kabul, Itzamal y Habab, quizás recordando a cuatro “bacabs” de la mitología maya.

.

En Izamal se suponía que habia alojamiento y buenos lugares para comer y así fue que encontre el convento donde me hospedo en Izamal.

-Ahora podemos volver al carro amarillo y la pirámide de Izamatul que tampoco me sirve para subirme por la noche.

.

El nombre de Izamatul significa “el que posee o recibe la gracia del cielo”. Tiene más de veinte metros de altura y desde arriba se observan imponentes la pirámide de Kinich Kankó y el Convento Franciscano.

Piramide del Izamatul y taxi amarillo con cochero de camisa amarilla.

.

La siguiente piramide se llama de Kabul, tiene un nombre sugerente porque es el mismo de la capital afgana, pero está en peores condiciones que la anterior, se la ha tragado la misma ciudad y apenas quedan vestigios.

.

Cuentan que estaba dedicada también al dios Itzamná, constaba de varios mascarones con el rostro del dios del cielo que hoy día ya no están a causa del expolio.

.

El taxista de calesa me ha parado un momento y he podido ver un poco de ruinas por encima de un muro dentro de una especie de corralón.

Vestigios de la pirámide Kabul

.

Sigo buscando un lugar donde encarmarme para ver el cielo por encima de toda esta jungla yucatana, de momento no veo ninguna buena posibilidad, solo me falta ir a la piramide mayor, la más grande de todas las de Mexico excepto la del Sol de Teotihuacan.

Le diré al carretero del diente de oro de la caleza amarilla que me lleve a ese lugar, a ver si allí me puedo encaramar

y ver el cielo como se ve desde aquí.

Visitas: 2409

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Tito Macia para añadir comentarios!

Participar en Tito Macia

Sobre

Tito Maciá creó esta red social en Ning.

© 2019   Creado por Tito Maciá.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio